Distopía, Reseñas

Reseña: Kentukis de Samanta Schweblin

•Libro 39•

🐰Kentukis 🐰 de Samanta Schweblin

Kentukis es una novela polifónica donde nos adentramos en las experiencias de diferentes usuarios alrededor del mundo. Este producto permite dos posibilidades: ser un kentuki, es decir, un peluche mecánico equipado con una cámara que puede ser de diferentes formas como un panda, un conejo, un topo, etc. y que uno puede controlar sus movimientos a través de una tablet, o ser su amo y dejar que el animal electrónico viva con vos en tu casa y forme parte de tu rutina.

El libro me fascinó, no poseía gran expectativa ya que leí críticas variadas y la temática de un montón de peluches que te siguen por la calle no me atraía (raro, ya que amo las distopías) pero como se trataba de una de mis autoras preferidas lo iba a leer si o si. A medida que fui leyendo me impactó la manera en que se describía con total naturalidad lo que se sentía ser o poseer un kentuki, como si fuera algo común y corriente. Luego, cuando que te acomodas a los relatos partidos de los diferentes personajes (esta es la estructura de la novela, breves testimonios de diferentes usuarios), encontré una gran satisfacción en esos pequeños cuentos que al fin y al cabo poseían como hilo de conducción a los Kentukis.

En la novela habrá aproximadamente cuatro relatos centrales y otros espontáneos que reflejan las diferentes experiencias. Mis favoritos fueron las historias de Enzo, un padre que debe hacerse cargo del muñeco de su hijo y la de Emília una señora peruana que se convierte en el kentuki de una joven alemana. Cada historia mantiene la tensión intacta hasta llegar a un final que deja al lector perplejo.

La novela juega con diferentes dicotomías: lo ameno y grato se mezcla con lo siniestro y escalofriante; lo que parecía un vínculo sincero se transforma en venenoso y cruel. La tecnología puede parecer un refugio pero, en realidad, es una pequeña celda donde uno construye su propio aislamiento, la felicidad que creemos que nos brinda es superficial e ilusoria y, al fin y al cabo, incompleta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s