Reseña: El lugar donde mueren los pájaros de Tomas Downey

•Libro 44•

🦅El lugar donde mueren los pájaros🦅 de Tomás Downey

Cuando llegue a la última oración de este libro de cuentos se me escapó un “Wow” en voz alta. Es la primera vez que leo a Downey, escritor argentino ganador del premio del Fondo Nacional de las Artes, y este es su segundo libro. Consta de 10 cuentos, uno más atrapante que el otro. Las temáticas son variadas, algunos tratan situaciones familiares y cotidianas complejas y llevadas al extremo, otros rondan lo extraño y (mis favoritos) lo fantástico.

Lo que impacta del autor es la complejidad de sus personajes y el retrato que hace de ellos en pocas páginas. Las descripciones son específicas y claras, ricas en recursos que denotan calidez y musicalidad y, además, poseen un tinte cinematográfico, el autor te coloca en escena desde el primer párrafo. La sutileza y el no dicho son aspectos que se destacan en esta narrativa y combina a la perfección con un lector activo, que le guste atar cabos y se quede pensando hasta llegar a la conclusión que el autor le sugiere. Downey tiene el talento para transmitir un sinfín de sensaciones en tan solo diez páginas, sentís miedo, te conmoves, te preguntas y por sobre todo genera empatía con cada uno de los personajes, hasta los que están locos que sin darte cuenta terminas justificando.

Si bien me gustaron todos los cuentos los que me dejaron con la boca abierta (si, este autor me voló la cabeza) fueron los siguientes: Zoológico (desgarrador hasta en los más mínimos detalles); Los hombres van a la guerra (el duelo de una viuda con un giro totalmente original); Variables (no sabes si reír o llorar, imperdible); La piel sensible (otro sobre duelo, este te deja perplejo, sin palabras); Los Täkis (es de ciencia ficción, parece una película, una muy buena crítica al “pensamiento en masa”) y por último El lugar donde mueren los pájaros (me hizo acordar a un cuento desolador de Horacio Quiroga, no voy a decir cuál, me encantó como enmarca la cotidianidad de una familia y al mismo tiempo inserta una problemática latente).

Les comparto, para concluir, una cita del cuento “Un ramo de cardos”:

«y él es una parte ínfima de todo eso que gira alrededor del sol; y para qué, que alguien se lo diga, para qué resistirse a esa inercia si a él le basta con mirar el cielo para saber que ese movimiento en espiral, sin apuro,, sin pausa, algún día va a colapsar sobre su propio centro; y todo va a ser parte de una misma nube de polvo y gases; y para qué Alonso, para qué María, para qué todos los relojes del mundo, todos los caballos muertos, todas las hectáreas de tierra seca».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s