Reseñas

Reseña: La princesa primavera de César Aira

•Libro 58•

🏝La Princesa Primavera🏝 de César Aira

La Princesa Primavera tiene su castillo en una isla cerca de Panama, allí vive con los sirvientes y la ama de llaves, para solventar su vida en la isla (y pagar los sueldos) trabaja como traductora de las novelas más vendidas y comercializadas. La princesa contaba con una rutina metódica y estructurada para poder cumplir con todos sus deadlines hasta que un día la paz y la armonia de la isla se ve quebrantada por la invasión de un ejército dirigido por el General Invierno y su secuaz, Arbolito de Navidad.

.

.

La novela se plantea como un cuento de hadas donde habita lo fantástico y fuera de lo común, como un arbolito de navidad parlante y con vida

propia, o la idea de que las estaciones se pelean por el territorio y son enemigos mortales. Se trata de un texto irreverente, absurdo, que se ve atravesado por un mini ensayo sobre la industria editorial explotadora y de baja calidad, el trabajo del traductor y la literatura pasatista. A su vez, los personajes secundarios viven sus propias aventuras, se enamoran en contextos insólitos y como si estuviera sacado de El Quijote de Cervantes se instala la locura, la confusión, y el amor cortes e idealizado reflejado en su propia Dulcinea de Tolosa que conoceremos como Wanda Toscanini.

.

.

Dice Ricardo Stradacce sobre esta novela: «En las novelas de Aira nos encontramos con el dichoso instante del había una vez que nos devuelve a la infancia, el origen de todos los relatos. Había una vez: algo que nos va a ser contado y será algo extraordinario, estamos en ascuas, a un paso de la felicidad de escuchar una nueva historia».

.

.

El relato atrapa al lector, se muestra bizarra y cómica y cuenta con una originalidad notable. Aira da cátedra de cómo debe llevarse a cabo la narración de una historia, el manejo de la tensión, la descripción y presentación de los personajes y hace un trabajo impecable para colocarnos enfrente de lo que sucede, en lo que pasa, vemos todo, hasta los detalles mínimos. Presenta un escenario inimaginable e igualmente nos es ameno y hasta cotidiano y permite que hagamos la historia propia, que nos inmiscuyamos en esa isla mínima que el mundo parece ignorar, que aparezcamos en la orilla como náufragos y nos pongamos a explorar cómo lo han hecho los personajes de la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s