Reseñas

Reseña: Los machos se duermen primero de Rodolfo Omar Serio

•Libro 76•

👊🏼Los machos se duermen primero 👊🏼 de Rodolfo Omar Serio

Lo que más me gusta de irme a dormir es que voy a soñar. Me voy a meter en ese mundo que mi cabeza crea a partir de vivencias, pensamientos, recuerdos y lo va a mixear hasta hacerme creer que es todo nuevo. Cuando me despierto al día siguiente anoto en una libreta que tengo en la mesita de luz lo que soñé, así media dormida y con la letra aletargada, desparramo todo, aunque no tenga sentido y este soso. Cada tanto agarro esa libretita y vuelvo a esos sentimientos que uno olvida minutos después de despertarse, esa sensación de felicidad o de angustia, de risa o de terror, que te dejan los sueños y pienso si podrían, algún día, transformarse en cuentos. Cuando empecé a leer este libro noté una sintonía en este aspecto y pude materializar esos sueños descriptos de la misma manera que los míos, como si lo propio del personaje se compartiera de forma natural y sin interferencias.

La novela plantea inicialmente la incapacidad de soñar de Ramiro, su protagonista y narrador. Describe la sensación de vacío, que falta  algo y debe ser recuperado. Mientras leía sentí una sensación de sofoco y la sola idea de no poder soñar me espantó. Pero, luego, a medida que va avanzando la historia se van insertando sueños que protagonizan personajes híbridos irreverentes como la Yokodama (mezcla de María Kodama con Koko Ono) y la Coca Sarlo (mezcla de Coca Sarli con Beatriz Sarlo). El manejo de la ironía, el humor y lo onírico hacen del texto una montaña rusa, un vaivén de sensaciones, de sorpresas.

Ramiro pasea por el presente y el pasado, recuerdos, conversaciones, una niñez sintiéndose distinto y una adultez/juventud de plenitud y aceptación, atraviesa las paginas con referencias históricas, hitos que impactaron en nuestra realidad, que nos marcaron: los 90, la crisis del 2001, Perón, las muñecas de Evita. Lo histórico se inserta milimétricamente en el relato, en las conversaciones haciendo eco de lo contemporáneo que son estas cuestiones, que el ayer forma parte del ahora. El ir para todos lados y para ninguno, el transitar boliches, calles, barrios, tomarse de la mano, perderse en todos los sentidos y, al final, encontrarse con lo que se piensa, con lo que se quiere. El autor logra que todo esto confluya en un relato llevadero, ágil y original.       

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Omnivora es una flamante editorial cuyo primer título fue “Los machos se duermen primero”, finalista de la Bienal 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s